martes, 24 de noviembre de 2020

Haz que pase

Está claro que la relación que mantienen los políticos con la Constitución se mueve entre la hipocresía y el cinismo. La agarran cuando les conviene, y también cuando les interesa, la ignoran sin más. Incluso, como bien apunta nuestro veterano, ni siquiera ha entrado en vigor en algunas regiones de España. Para ello cuentan con la complicidad necesaria de un Tribunal Constitucional que además de no actuar de oficio, se pone de perfil si ha de tirar de las orejas al Ejecutivo. No en vano sus magistrados son elegidos por los políticos, en un alarde de independencia judicial, "independencia" inconcebible en este Régimen de nuestros pecados.

No debe sorprendernos que se conculque el derecho a aprender correctamente el español. Al fin y al cabo sólo es la lengua oficial según esa "etérea" Constitución. Las lenguas regionales tendrían que verse reducidas al ámbito de lo doméstico y de la atención que les dispensasen las corporaciones locales, porque en un mundo perfecto, las caciquiles y caras autonomías no existirían. Resulta grotesco que el español no se vea perseguido en ningún país más que en la cuna de Cervantes, junto con todo lo demás que vertebra y cohesiona nuestra Patria. De ahí la inquina que se le profesa desde renegados y asesinos, que no soportan los Símbolos Nacionales, siendo el más universal el idioma que se conoce fuera de nuestro país como "español". Si hubieran podido, le habrían puesto una bomba, o pegado un tiro en la nuca. Aunque bien mirado es lo que están perpetrando ahora con el apoyo en pleno del nuevo Frente Popular.

Tampoco es extraño que el gobierno que prohibe hasta la función de respirar como Dios manda, que impone estados de Alarma sin respetar Derechos Fundamentales, que destruye empresas y empleos como si no hubiera mañana, que censura todo lo que le molesta recibiendo para ello el auxilio de multinacionales que recaban nuestros datos; se dedique también a desterrar el español de la Enseñanza del mismo modo que nos manda callar en espacios públicos a cuento de contagios y epidemias. "Haz que pase" decían, y desde luego que está pasando, como que los que padecen en sus carnes este impresentable sistema de Enseñanza no dominarán correctamente ningún idioma, ni el suyo propio, gracias a "colegios bilingües", lenguas "vehiculares" y demás chorradas ideadas por esta demoniocracia y admitidas por la inmensa y mediocre mayoría de sus docentes, que hace décadas renunciaron a ser "maestros" para ser sumisos "profesores" simplemente. Y, por supuesto, tampoco esperen de los actuales alumnos que sepan hacer la "O" con un canuto: Con la Invasión que estamos sufriendo tendrán que espabilar y aprender a sobrevivir de forma práctica y con carácter de urgencia para mantenerse con vida. Porque será una cuestión de vida o muerte...

 

Con este Editorial nos despedimos hasta después de Navidades. Si los señores censores del gobierno no nos lo impiden, volveremos en la semana del 11 de enero de 2021, si Dios quiere. Les deseamos la mejor Navidad y Año Nuevo que sea posible, aunque muchos nos tememos que nos procurarán y servirán lo opuesto.

NOTA: El consejo editorial de Metaparte ha decidido cesar en sus publicaciones hasta nuevo aviso. "La revista del capitán" seguirá su andadura en solitario. 

martes, 17 de noviembre de 2020

La vacunita

Las peculiaridades de estas democracias de nuestros pecados parecen no tener fin. Siempre instaladas en la incongruencia y en el agravio comparativo, se mueven entre la ley del embudo y el comportamiento del capitán Araña, ese mismo que embarcaba a todos los que podía para luego quedarse él mismo en tierra, disfrutando de las tascas que había vaciado de parroquianos para meterlos en un barco. No, nunca esperen que las democracias del demonio sean consecuentes, ni con sus súbditos ni consigo mismas: No en vano fueron paridas por revoluciones y revolucionarios traídos por el propio Infierno.

Las mismas democracias que perrmiten a crías de 16 años irse a abortar sus embarazos sin consentimiento, ni aun conocimiento, de sus padres, por aquello tan falaz de "nosotras parimos, nosotras decidimos", y permiten, de ese modo, que encallen y se encanallen sin apenas haber dado un paso en la singladura de la Vida; son las mismas democracias que pretenden vacunar hasta al gato por una enfermedad (con una mortalidad inferior a la de los accidentes cardiovasculares) que ya les ha servido de pretexto para recluirnos, embozarnos y convertirnos en prisioneros saltándose todas las normas fundamentales de las constituciones a las que se agarran los politicastros cuando les conviene.

Nos da la sensación de que el eslogan de "nuestro cuerpo, nuestra decisión" no nos va a valer en este caso, y que la intención de vacunar hasta al periquito va más allá de un altruista arrebato de los psicópatas que gobiernan en nombre de "otros". Los Derechos Civiles que recogen las mismas constituciones que les vienen a la boca para justificar sus fechorías son clamorosa y escandalosamente conculcados y silenciados (¿se han dado cuenta de que ya ni mencionan a la constitución?), todo en aras de inocular su ponzoñosa vacuna, vacunas que, por cierto, ya no son como las de antes, se lo decimos aquí por si aún no se habían percatado.

Suponemos que cuando esta vacuna, que quieren hacer sospechosamente obligatoria, y que dicen que es presuntamente "antichinovirus", comience a causar los estragos que se anuncian (presuntamente tiene una lista de efectos secundarios más graves que la enfermedad que presuntamente ataja), nos dirán, presuntamente, que el chinovirus es muy malo y que ha mutado presuntamente, porque lo que esta gente se ha fijado como objetivo en su agenda es matar, de una manera o de otra, hasta al gato y al periquito que referíamos arriba. Eso sí todo muy presuntamente y en nuestra modesta opinión gracias a la menguante libertad de expresión que todavía disfrutamos. Presuntamente.

Porque no se engañen, o por esta enfermedad, o por su puñetera vacuna obligatoria, o por la invasión Kalergi o por el hambre que ya tenemos, no desean dejar con vida nada que recuerde algo de lo que fue la Europa blanca.

martes, 10 de noviembre de 2020

Síntomas del fin de las democracias liberales

Es como una maldición. Igual que las trompetas del Apocalipsis, hay unos indicios que anuncian inequívocamente que una democracia liberal se halla en fase terminal. E ineludiblemente, se van certificando con mayor o menor número de matices, pero cumpliendo las siguientes premisas.

Todas las democracias liberales parecen estar condenadas a acabar entre pucherazos, fraudes y resultados electorales cocinados a conciencia, otra cosa es que los partidos "perjudicados" lo quieran denunciar o consideren que deban denunciarlo sin perjudicar a sus propios intereses que, obviamente, no son los de la nación. Lo de "la verdad antes que la paz" sólo lo decimos unos cuantos, máxime si la "paz" va con cargo al erario por ser un partido con representación parlamentaria y presencia institucional. 

Luego está el tema de las constituciones y las leyes. Es otro síntoma. Cuando los propios politicos "demócratas", los que presuntamente deberían dar edificante ejemplo, se dedican a vulnerar y a conculcar sus "normas" mostrando su enorme desprecio por ellas e incurriendo en el delito de prevaricación (cuando no directamente en la alta traición), es que la degradación del Sistema es muy profunda. Es posible que les suene este indicio en particular si el uso de mascarillas, cumplimiento de confinamientos y toques de queda no les ha terminado por enturbiar la razón. Constitucional.

Si además le añadimos la existencia de una enmarañada y creciente red de cloacas promovidas y sostenidas por el Estado (con dinero de los contribuyentes, que no es de nadie) para asegurarse su permanencia, y así sostener un vacilante Régimen que únicamente debería de necesitar el apoyo popular, estaremos hablando de un Estado cuasi mafioso al que no parará ley fundamental alguna para perpetuarse en el ejercicio del Poder. Los sicarios de ese Estado se saltarán las normas legales para pasarse la inviolabilidad del domicilio (sólo posible bajo orden judicial o con sospecha de flagrante delito) por el forro de sus caprichos. Evidentemente, para un Estado con este síntoma, todo es flagrante delito porque todo está prohibido.

Y, como último síntoma pero no menos importante, un colaborador necesario para difundir los mensajes que corrompen una sociedad: Los medios de comunicación o, como se refiere a ellos nuestro capitán, los "medios de manipulación". Estos actúan como somnífero de la sociedad dejándola a los pies de los caballos de los que ejercen el Poder, completamente inerme y a su merced, imposibilitando la reacción natural contra un Régimen corrompido y que corrompe todo lo que toca, que contagia la miseria, la ruina y el hambre salvo que se pertenezca al distinguido club de los elegidos que cortan el bacalao o de sus brazos armados, que además acostumbran a erigirse en portavoces del pueblo. Los medios de manipulación son cómplices porque cubren con un manto de silencio lo que no interesa que se publique, incluso algunos de sus profesionales (o mercenarios) pueden llegar a tener la osadía de instaurar agencias que le digan al ciudadano qué noticia es veraz y cuál no lo es. Alguno hasta se extraña de que vaya cuajando la citada denominación de "medios de manipulación", cuando, efectivamente, esa es su función, manipular a conciencia la opinión pública para "orientarla" en el sentido deseado por los que dan las directrices.

Y ya sabemos "quiénes" dan las directrices...

martes, 3 de noviembre de 2020

Elecciones en Estados Unidos

La actualidad nacional y europea es tan exigente en su atención que no nos ha permitido abordar las elecciones presidenciales norteamericanas que tienen lugar hoy. Sabemos que lo que vamos a decir no gustará a muchos de nuestros lectores, pero nos debemos a nuestra independencia y honestidad intelectual como bien conocen.

No nos duelen prendas en afirmar, que, en todo el siglo XX y lo que llevamos de este, salvo quizás el "verso suelto" que fue Kennedy (y aun este con más sombras que luces), los candidatos que llegan a la cita electoral del "primer martes después del primer lunes de noviembre" para ocupar el despacho oval, están más que controlados por ese Poder en la sombra que se denomina comunmente como las "Élites". Y procuran no dejar margen de error.

Por eso, después de cuatro años, y teniendo muy presente lo que ha hecho el actual presidente de los EEUU, creemos evidente que la capacidad de maniobra de que dispone es muy escasa, y ni siquiera nos consta, a través de algún mínimo gesto, que pretenda quebrantar sus límites. Israel y el lobby vinculado al Sionismo seguirá tutelando la política estadounidense, y el pueblo norteamericano continuará implicándose en la defensa de Israel: Sólo un mal paso de la China comunista o un cataclismo contra las fuerzas del NOM podrían alterar ese sempiterno propósito. 

Creemos también que las "confidencias" de Q han quedado lo suficientemente desacreditadas por no cumplirse sus optimistas pronósticos, tanta es su desconexión con la realidad que luego se ha comprobado, que no concebimos que haya alguien aún que se las crea. Los miles de arrestos que se iban a producir, con nombres muy conocidos del mundo cinematográfico y politico norteamericano, se han quedado en agua de borrajas sin que ello suponga que las sospechas que se cernían sobre ellos se disipasen, más bien al contrario. Cuando el río suena...

Por eso concluimos nuestro Editorial testimoniando nuestras reservas acerca de que un presidente, cualquiera, vaya a cambiar el guión que el NOM ya ha escrito para estos próximos cuatro años, tanto para los EEUU como para el mundo (otra cosa es que les dejemos), gane quien gane hoy en las elecciones norteamericanas, sellando el propio Destino de aquella nación y de la sociedad que la anima.

Y ese guion que estamos combatiendo, por cierto, es el de la más malvada distopía que cabía imaginarse...