martes, 6 de octubre de 2020

El cuento de los verdugos y otros cuentos

Les salió muy bien la primera vez y ahora están en repetirlo. Saben de sobra que las decenas de miles de muertos encallarán en juzgados y tribunales y que no tendrán consecuencias porque resulta muy pueril e ingenuo pensar que el Régimen se va a autocastigar. Acabarán en el olvido, como los asesinados por el terrorismo marxista, por el engaño de la Colza, como tantas y tantas otras cosas que han sucedido en esta adulterada "demoniocracia", (ciertamente, el peor veneno para España). No hubo apenas protestas durante el estado de Alarma padecido en primavera, y no las habrá ahora con una reclusión que ni siquiera está amparada por ese estado. Es como los delincuentes: La primera vez que hacen una fechoría se preocupan de buscarse un subterfugio, un pretexto; las siguientes lo perpetran con el descaro y la osadía de quien se sabe impune.

Contaba el capitán en su Sección, resumidamente, el relato de los verdugos y el reo, muy castellano, muy antiguo y muy poco conocido, en el que se narra la discusión de aquellos por ver cómo ajusticiaban al condenado, y para más pitorreo además, le solicitaban su opinión al respecto para dirimir su disputa. Pues esto es España hoy: Dos gobiernos, uno regional y el otro central, viendo la manera de acabar con nuestra Patria a cuento de un cuento, y buscándose la aprobación de una opinión pública a la que le va a hacer mucha gracia recordar este suceso cuando el hambre se instale aquí por bastante tiempo, porque la inmensa mayoría aún no se ha enterado, vamos que ni siquiera lo sospecha, de que esto no va de un virus que parece haberle cogido gusto exclusivamente a nuestro país, no. De lo que realmente va es de conculcar y destruir los Derechos Fundamentales de los españoles, recogidos parcialmente en una Constitución de inspiración masona (por lo que "ellos" deberían de ser los primeros en protegerla y es justo al contrario). 

No descubrimos nada si afirmamos que esa misma Constitución ni ha llegado a entrar en vigor en amplias partes de la geografía española. Sin embargo, lo que la ha derogado de facto y la ha convertido en papel mojado es el papel de unas "Autoridades" que se han unido entre sí para traernos la enfermedad, la muerte y la ruina, porque a los difuntos por mala praxis médica y simple abandono, hay que sumar los fallecidos, perjudicados por la desatención de un Sistema Sanitario para el que todo es Covid y que no se preocupa por otras afecciones muy graves y que no han recibido tratamiento alguno; así como los futuros empresarios quebrados y los futuros millones de parados. Todo un luminoso panorama traído por esa sobrevalorada y tarada demoniocracia "que nos hemos dao".

Sin duda les salió muy bien y buscan repetirlo porque ha quedado demostrado que el español traga con todo, con que le metan gente en su país para empobrecerlo y hacerlo inseguro; con que les metan en sus casas aprovechando un virus que no es "natural"; con que les quiten su domicilio delante de sus narices con la total y absoluta inoperancia de las FCSE que se conoce que están más para sancionar a los ciudadanos que no llevan mascarillas al aire libre; con que les dejen sin su medio de vida; con que les atraquen un día sí y otro también, ya por vía fiscal o a través de los seres de luz que nos pagan las pensiones...

Seguro que ustedes pueden continuar esta bochornosa relación...