martes, 14 de abril de 2020

Perseverar en el Yerro

Hay quienes perseveran en el yerro. No es una afición, ni tampoco lo hacen bienintencionadamente y por desconocimiento. Lo hacen porque toda su vida es un inmenso Error y más les hubiera valido atarse una muela de molino al cuello y haberse echado al abismo del mar, que extraviar y extraviarse, que equivocar y equivocarse. Ya se dijo que el Mal no prevalecerá. Ni siquiera por mucho que ellos se empeñen en lo contrario.

No tienen ni idea de cómo funciona la enfermedad. Es lo que tiene tratar con algo que ha sido "diseñado", digan lo que digan los expertos. Los mejores crímenes son los que pasan por accidentes, por suicidios, o, como ahora, por "causas naturales". Cada día descubren aspectos nuevos. Sin embargo, y esto es lo más notorio, dictan órdenes y sugieren medidas cuya simple argumentación en público, no ya su aplicación, debería ser causa de una generalizada y furiosa revuelta social.

Que los que mandan son meros gestores de las órdenes de Otros, es algo que ve cualquiera que quiera ver. Pero eso no les exime de culpa. Llamemos a las cosas por su nombre: La aberración de apresar y meter en recintos de concentración y posterior exterminio a los que ellos señalen como "asintomáticos", (por mucho que hablen de que sea "voluntario" y lo adornen con nombres bonitos como "arcas" y demás bobadas), es demoniaco y no ocultarán lo terrible y criminal que resulta ese hecho. No tienen ni pajolera idea de la enfermedad que han parido sus patrones; no obstante, todas las medidas que implementan son constantes y permanentes atentados contra los derechos y libertades que tanto y tan farisaicamente (muy propio) cacarean. Están dispuestos ya a lo que sea. Esa salvajada, en la práctica, será el medio para eliminar limpia y silenciosamente a cualquier persona que consideren molesta. Detenido y asintomático, desarrolla la enfermedad, "se muere", incineración y fin del asunto. ¿Seguimos hablando de crímenes perfectos? Pues esto es la vuelta al gulag y a la checa, aficiones muy queridas de los marxistas y de los que les manejan como fantoches. Cuando la población se alce, que al final no les va a quedar más remedio por mucho que no se quieran por aludidos, hablarán de "fascismo" y de "insolidaridad", por lo que tendrán otro pretexto para endurecer la represión en lo que es, claramente, y desde el inicio, un estado de excepción.

Si le amargan la existencia con la usura (lo de pagar un piso en cinco años es cosa del terrible Franquismo), y no respetan el derecho a la Vida, que vienen conculcando en nonatos y en ancianos, y, vamos a decirlo, en cualquiera que se les ponga a tiro desde años ha; ¿por qué no se iban a plantear robarles con el aval del BOE? Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y desde la imposición del estado de excepción encubierto, han ido perpetrando un expolio permanente. Si la ruina estaba servida, paralizando la Economía, esta vendrá redoblada porque ya nada ni nadie garantiza que lo suyo vaya a seguir siendo suyo. Olvídense de la sobrevalorada constitución "que nos hemos dao" porque la han hecho prescribir. Hay negocios que, ya de entrada, no van a volver a abrir sus puertas, dado que la situación no era buena al margen de epidemias y porque ahora es pésima directamente; porque las reiteradas "ayudas" (que, por cierto, tramitan los bancos) se están denegando y las que conceden con cuentagotas no llegan porque este gobierno (risas), está más pendiente en imponer su revolución marxista, globalista y sorosiana que en dar soluciones. Sigan dando palmitas a las 2000 desde sus terrazas, balcones y ventanas: No tardarán mucho en tener que esconder sus bienes para que no se los roben, y a sus parientes para que no se los lleven detenidos. No, no es un déjà vu, estamos volviendo, cual perverso "Regreso al futuro", a la primavera de 1936.

Y a todo esto, ¿le están preparando ya el equipaje a Su Majestad?