martes, 11 de febrero de 2020

Nosotros, los conspiranoicos

Ustedes no conocen realmente quién gobierna España. Los alegres muchachos que tienen amistades peligrosas y un montón de escándalos por venir, desde luego que no. Estos sólo son los chicos de los recados, los correveidiles, o los enterradores, si prefieren este término, que se encargan de ir dando paladas de tierra sobre ese cadáver insepulto que aún es España. Pero estos no gobiernan: Únicamente se encargan de hacer lo que les van diciendo para destruir la nación más antigua de Occidente.

Les vendrá a la mente otro nombre, el de un húngaro que no quieren ver por su país, perteneciente al sufrido colectivo de los millones. Pues no lo crean, porque aunque ese tipejo está en el ajo, no es más que una cabeza visible, un simple ejecutor, un sicario de otros. Si el elemento al que nos referimos, odiado y detestado por doquier, fuera el que mueve los hilos, no nos cabe ninguna duda de que ya le habría ocurrido algo. Sin embargo, no le ha sucedido nada, y su señor hijo ya mete ficha para heredar los negocios y la posición de papá, haciéndose selfies con el chico de los recados que preside el gobierno español. Hace mucho tiempo que ni esconden ni ocultan sus pretensiones, aunque el común siga en la higuera de la telemierda, del fútbol y de las señoras, o señoros (o algo así), que se muestran como Dios (o el Demonio al que sirven) les trajo al mundo mientras nos dicen que eso es lo normal y que no pasa nada porque les digan a nuestros hijos cómo tienen que vivir. Nosotros no debemos hacerlo porque somos muy fascistas.

No. Ustedes no conocen realmente quénes gobiernan España y aun el mundo. Se mueven en las sombras, lo natural en elementos que proceden de lo más Oscuro de las Tinieblas. Y esos personajes, y los chicos que les sirven, trabajan denodadamente por verles muertos a ustedes, a sus hijos y al resto de sus familias. Conspiran para matar bebés en los vientres de sus madres. Conspiran para matar ancianos con pastillitas. Conspiran para amargarle la vida a ustedes, para que no tengan un salario suficiente ni digno para vivir, ni tan siquiera un empleo para subsistir, ni nada parecido porque las Ayudas son para que otros puedan follar y parir a destajo con el cuento de que les van a pagar las pensiones. Hasta les molesta que vaya de un lado a otro con su vehículo de siempre porque ustedes no tienen dinero para comprarse uno de los que cuestan una pasta, de los que adquieren los ricos y que además les subvencionan con su dinero, sí, con el dinero que le roban vía impuestos, al hacer esa compra. Y esto no ha hecho más que empezar. Sacarán más enfermedades producidas por agentes patentados; les fumigarán con sus "chemtrails" mientras ustedes siguen viendo bobadas en sus móviles en lugar de mirar más al cielo; y les seguirán tomando el pelo desde todos y cada uno de sus medios de manipulación mientras les amordazan y/o encarcelan para que no evoquen otros tiempos pasados, mejores sin duda... Para que repitan como loros las consignas de las historietas que les cuelan una y otra vez. 

Pero claro, los que realmente gobiernan son muy buenos; y nosotros, unos conspiranoicos. 

Acuérdense de este modesto Editorial cuando vayan a liquidarlos...