miércoles, 22 de enero de 2020

No hay Dos Españas

Hay momentos en la Historia que se hacen muy largos. Como cuando se contiene la respiración, o como cuando se está inmerso en una pesadilla: El Tiempo parece dilatarse hasta detenerse. Acaso eso sea la Eternidad del Infierno: Un reloj parado en un instante de infinito dolor...

Los chicos que dicen gobernar España, pero que en realidad son los correveidiles de Otros, secularmente instalados en su odio a Nuestra Patria, han dado muestras, en estos pocos días, de que verdaderamente lo que les une a sus Patrones es la ilimitada antipatía, fobia, o como lo quieran llamar, contra lo que es España, contra lo que significa España y, por supuesto, contra el Catolicismo con el que España evangelizó medio mundo: Ningún otro país puede decir lo mismo, de ahí que no sea en vano que España sea el objetivo de toda esa gentecita.

Hablan los ignorantes, que ni siquiera han tenido la sensibilidad de leerse a don Antonio Machado (de su hermano don Manuel, ni hablamos), de la resurrección de las Dos Españas. No, no, y no: No hay dos Españas como afirman. Existe una España que es amada por los españoles de bien y luego hay una amalgama informe de grupos, grupúsculos y gentucilla varia que detesta España, lo español y a los españoles desde lo más profundo de su tenebrosa alma; y a ese peculiar colectivo no se le puede, ni se le debe, denominar como "España": Primero porque esto es la verdad; segundo, porque les ofende en lo más íntimo, y tercero, porque a los traidores reiterados y multirreincidentes habría que retirarles el honor de llamarse "españoles". No hay Dos Españas porque sólo existe Una, y luego otra cosa que sólo desea ver muerta a la primera.

Quizás ese sea nuestro particular infierno nacional, que mientras otros países siempre contemplarán extramuros a sus enemigos; en España siempre andamos durmiendo con nuestro enemigo.  

Simplemente porque hay gentecita que ha nacido aquí, que prefiere servir a otros oscuros señores antes que a Cristo Rey y a su Patria.