martes, 24 de septiembre de 2019

Asesinados y difuntos

Decían que ETA estaba derrotada. Las pamplinas típicas del "Estado de Derecho", "la democracia que nos hemos dado", habían vencido a los asesinos. Decíamos, muchos, que no era así. Que sólo habían cambiado la pistola y las bombas por una poltrona en las instituciones de la superdemocracia. Y que esta, de ese modo, se convertía en cómplice de los asesinos. 

ETA no volverá porque nunca se fue. Nunca entregó armamento, municiones y pertrechos. Nunca pidió perdón, ni el menor asomo de arrepentimiento. Nunca ha dejado de haber miedo en las Vascongadas, pueden preguntárselo a los españoles que residen allí. ETA nunca se fue porque está en consistorios, en diputaciones, en organismos... Devoró las Vascongadas ante la cobardía de la superdemocracia y, envalentonada por el galardón obternido a costa de tanta sangre, de tantos muertos, de tanto dolor; va por Navarra y da aliento a los sonrientes renegados que se padecen en Cataluña. 

Nunca hubo algo parecido a un conflicto. Estaban los que mataban, y morían los de siempre. Los nuestros.. Multitud de asesinatos, extorsiones y demás han quedado impunes y con sus responsables en ayuntamientos y en despachos oficiales, manejando nuestro dinero y nuestros datos, empuñando la pistola contra nuestra sien porque si les apeamos del machito volverán a matar. Es de dominio público. Y con todo y con eso, como suele suceder en los chantajes, volverán a matar, ellos mismos o sus compañeros renegados de Cataluña. Es una simple cuestión de plazo. Porque saben que no les va a pasar nada. Que a los marxistas nunca les pasa nada desde hace décadas.

Vuelvan a decir la bobada de que "ETA fue derrotada". Vuelvan a escupir sobre la memoria de los Caídos.


Si algo caracteriza a la versión española de los marxistas, es su afición a profanar tumbas y a cagarse en los difuntos. Los suyos no los toquen porque hay que respetar y patatín y patatán; pero los nuestros son objeto de mofa, befa, escarnio y lo que se les antoje porque ellos lo valen. Son marxistas.

Lo malo es que hay cosas que es mejor dejar en paz. Siempre se ha dicho, "descansen en paz", porque si se les molesta, pueden llamar a alguno a hacerles compañía. No son supersticiones. Son cuestiones empíricamente demostradas en las que es mejor no andar enredando porque traen consecuencias. Nefastas y funestas. Por nosotros que lo comprueben, a ver qué ocurre.

Que se ocupen los muertos de los muertos parece lo más normal. Que del pasado se ocupen los historiadores es de sentido común. Legislar sobre qué versiones de ciertos episodios históricos pueden expresarse y cuáles no, es un disparate monumental. Lo único que conseguirán es el efecto contrario al que se busca porque los señores políticos son grandes y contumaces ignorantes (sálvese el que pueda), y no saben que cuando algo se proscribe y se persigue sin razón, es cuando resulta más atrayente. De momento han logrado que un general que lleva muerto más de cuarenta años esté más vivo que nunca. Bien. Y es sólo el principio. 

No es aconsejable perturbar el sueño de los difuntos porque lo que se despierta, regresa...